Cómo Comenzar Tu Restaurante

Cómo comenzar un restaurante!

¿Quieres saber cómo comenzar un restaurante? ¡Has venido al lugar correcto!

No importa si está buscando llevar una franquicias de comida ya establecido al siguiente nivel o si está buscando comenzar un nuevo restaurante. 

Usualmente, la gente solo sueña con perseguir sus sueños de ser dueño de un restaurante, pero en realidad has dado el siguiente paso preparándote para abrir tu propio restaurante. Hay mucho que hacer antes de cortar la cinta roja y tomar su primer pedido. Yo llamo a esto tu tiempo de preparación. En todos los restaurantes, hay un momento en el que reserva cada mañana para preparar sus noches sin problemas. Lo mismo debe suceder antes de que abra sus puertas para realizar su primer pedido; debe dedicar algo de tiempo para asegurarse de que su restaurante tenga éxito en los próximos años.

El rol: El rol del dueño de un restaurante es doble: ser un proveedor de hospitalidad así como también un operador comercial. Los dueños de restaurantes dividen su tiempo entre la administración de la cocina, el comedor y la administración, concentrándose tanto en las operaciones diarias como en la dirección general del negocio

Educación: si bien hay programas de hospitalidad y capacitación culinaria disponibles en universidades e instituciones privadas en todo México, no son un requisito para la apertura de un restaurante. De hecho, la capacitación empresarial puede ser igual de valiosa para los dueños de restaurantes.

Salario: el salario del propietario de un restaurante dependerá del éxito de su establecimiento. Pocas personas se enriquecen como propietarias de un restaurante, aunque algunos pueden disfrutar de un salario de seis cifras. Otros, sin embargo, se resisten a darse un salario para mantener el negocio a flote en tiempos difíciles.

Desafíos: Los propietarios de restaurantes enfrentan una amplia variedad de desafíos, desde la administración del personal en una industria con una tasa de rotación notoriamente alta, hasta garantizar el manejo seguro de los productos perecederos, hasta las largas horas requeridas.